jueves, 19 de febrero de 2009

Recontando



"... que sí... que los vi... a los dos... ella mucho decir que ya no... pero creo que ya sí... que siguen juntos... como te digo... ahí estaban los dos... en la calle hablando... ellos no se dieron cuenta de que los veía... si no su actitud hubiera sido otra... hablaban y para mi que muy animadamente... no... no escuche muy bien lo que decían... pero creo que querían quedar en la biblioteca... y que cuando estuvieran allí iban a hacer como si no se vieran... ya... ya se que suena raro... había mucho ruido en la calle... para que veas que tengo razón... te cuento... se llamaron cariño y todo... sí... él no se pudo contener... y aun estando en publico la llego a acariciar con el brazo... aunque ella ya sabes... es un poco mas cortada...¿no?... sííí... se lo aparto... y mira... para disimular se separaron uno del otro sin besos ni nada... pero siempre recordaré la cara de él... llenita de amor por ella... y... ¿sabes?... creo que... hasta vi el deseo en sus ojos..."


a todas ellas...



A veces lo que se ve, lo que imaginamos, no es lo que pasó. Pensando como se podría haber visto el diálogo anterior "El encuentro", escribí este... charla de cotillas...


3 comentarios:

CSI maria del ancho mar dijo...

Imposible atravesar la vida ...
sin que un trabajo salga mal hecho,
sin que una amistad cause decepción,
sin padecer algún quebranto de salud,
sin que nadie de la familia fallezca,
sin que un amor nos abandone...
sin equivocarse en un negocio.


Ese es el costo de vivir.


Sin embargo

lo importante no es lo que

suceda, sino como reaccionamos nosotros...
Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes,
vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.
Uno crece cuando no hay vacío de esperanza,

ni debilitamiento de voluntad,
ni pérdida de fe.


Uno crece

al aceptar la realidad

y al tener el aplomo de vivirla.
Crece cuando acepta su destino,

y tiene voluntad de trabajar para cambiarlo.
Uno crece asimilando y aprendiendo de lo que deja detrás...

construyendo y proyectando lo que tiene por delante.

Crece cuando se supera, se valora, y da frutos.
Cuando abre camino dejando huellas,

asimilando experiencias...

¡Y siembra raíces!


Uno crece cuando se impone metas,

sin importarle comentarios negativos, ni prejuicios,
cuando da ejemplos sin importarle burlas, ni desdenes...

cuando se es fuerte por carácter, sostenido por formación,
sensible por temperamento... ¡Y humano por nacimiento!..
Cuando enfrenta el invierno aunque pierda las hojas,
recoge flores aunque tengan espinas

y marca camino aunque se
levante el polvo.


Uno crece ayudando a sus
semejantes, conociéndose a sí mismo

y dándole a la vida más de lo que recibe....
Uno crece cuando se planta para no retroceder... cuando
se defiende como águila para no dejar de volar...
Cuando se clava como ancla en el mar

y se ilumina como estrella.

Entonces... Uno Crece



Anónimo

Anónimo dijo...

Joder, más en el clavo no has podido dar, exactamente eso es lo que le pasa a este chico, no sé como no te ha contestado al verse reflejado en el texto que escribes como comentario, muy bonitas tus palabras, por cierto

Max Egb dijo...

...podría ser...pero muchas veces, demasiadas, nos negamos lo evidente.. no queremos pensar o creer la verdad... nos ponemos vendas o argumentos... mas tarde la vida nos suele poner frente a la cruda realidad ...del engaño.. de la mentira... de la verdad a medias... del juego de la apariencía... del "paripé"... Gracias por vuestro tiempo al leerme y por vuestros atinados comentarios.