martes, 8 de diciembre de 2009

Esos miedos vitales


"Sabemos que todo es impermanente, que todo acaba agotándose.
Aunque aceptamos esta verdad con intelecto, emocionalmente nos produce una profunda aversión. Deseamos que todo sea permanente y esperamos que así sea.
Nuestra tendencia natural es buscar seguridad, creer que podemos encontrarla.
Aunque experimentamos la impermanencia cada día como frustración, usamos nuestra actividad diaria para protegernos contra la fundamental ambigüedad de nuestra situación, gastando muchísima energía al intentar protegernos de la impermanencia y la muerte."

LOS LUGARES QUE TE ASUSTAN. AUTOR: Pema Chodrón. EDITORIAL: Oniro, España, 2002, Pg.34
.


1 comentario:

Eva- La Zarzamora dijo...

¿Y de qué nos sirve?
Besos